¿Voy a ser feliz en el amor?

¿Voy a ser feliz en el amor? (Araceli, 17 años)

 

Sr. Enigma

Hola Araceli:

En el amor -como en la vida- la felicidad no es algo estático. Si podemos aceptar -con la mayor serenidad posible- las transformaciones propias del amor, viviremos momentos interesantes. Y cuando no haya momentos tan interesantes, dejar fluir. Pablo Neruda, poeta chileno, comparte su felicidad simplemente porque las cosas son como son y el amor está a su lado.

Oda al día feliz

Esta vez dejadme
ser feliz.
Nada ha pasado a nadie,
no estoy en parte alguna,
sucede solamente
que soy feliz
por los cuatro costados
del corazón, andando,
durmiendo o escribiendo.
¿Qué voy a hacerle? Soy
feliz,
soy más innumerable
que el pasto
en las praderas,
siento la piel como un árbol rugoso
y el agua abajo,
los pájaros arriba,
el mar como un anillo
en mi cintura,
hecha de pan y piedra la tierra
el aire canta como una guitarra.

Tú a mi lado en la arena
eres arena,
tú cantas y eres canto,
el mundo
es hoy mi alma,
canto y arena,
el mundo


es hoy tu boca,
dejadme
en tu boca y en la arena
ser feliz,
ser feliz porque sí, porque respiro
y porque tú respiras,
ser feliz porque toco
tu rodilla
y es como si tocara
la piel azul del cielo
y su frescura.

Hoy dejadme
a mí solo
ser feliz,
con todos o sin todos,
ser feliz
con el pasto
y la arena,
ser feliz
con el aire y la tierra,
ser feliz
contigo, con tu boca,
ser feliz.

Pablo Neruda
Fuente: neruda.uchile.cl

 

DJ Quest

¡Te lo digo con música!


Moda Retro
(Leo Masliah)

Me gusta cómo bailás.
Quisiera tocar para que bailes así.
Quisiera tocar para que bailes aquí.
Quisiera tocar
para que bailes así, aquí.

Me gusta cómo cantás, me encanta.
Quisiera que cantaras así,
quisiera que me cantaras algo, a mí.
Quisiera sentir
que me cantaras así, a mí.

Me gusta cómo cruzás el mundo.
Me gusta cómo andás por ahí,
de frente a lo que vaya pasando
y yo quisiera pasar,
o que vos pasaras por aquí.

(unos meses después…)

Me gusta cuando me das pelota,
me gusta cuando te me acercás
y hablamos hasta la madrugada al son
de Hermeto Pascoal
o la trompeta de Sandoval.

Me gusta cuando me das un beso
cuidándote de que los demás
no vean ni se enteren de eso
y yo te doy un chupón
en cualquier parte, de zopetón.

Me gusta cuando venís a casa,
me gusta cómo hacés el amor,
me gusta cómo tendés la cama después,
me gusta también
tu manera de hacer café.

(un año después…)

Me gusta cuando escribís callada
y luego cuando vos me leés.
Me muero con aquellos poemas de amor
y vuelvo a vivir
cuando dejás de leer, por fin.

Me gusta cómo vivís haciendo.
Me gustan esas cosas que hacés,
pero hay algo que yo te quisiera pedir,
si no te ofendés:
no intentes otro budín inglés.

(dos años después…)

Me gusta cómo criás los hijos,
me gusta cuando te los llevás
contigo para que te acompañen
y yo me puedo quedar
en casa solito y descansar.

Me gusta cuando salís temprano
a hacer las compras al almacén.
Me gusta cuando vas al trabajo,
también y al anochecer
se te hace tarde para volver.

(diez años después…)

Me gusta cuando te vas con otro
y me dejás un poquito en paz
y puedo hacer lo que se me canta hacer.
Me gusta que estés
donde quiera que no molestés.

Me gusta cuando te vas de viaje,
me gusta cómo te preparás
con tanto cuidado el equipaje,
y vas con tiempo a sacar
pasaje para cualquier lugar.

(cincuenta años después…)

Me gusta cuando de vez en cuando
nos encontramos en algún bar
y hablamos de lo que era aquel tiempo feliz,
y hacemos un bis,
o moda retro, si preferís.

Fuente: uruguaylyrics.com

Share